The foreign vowels

«Sólo porque tú abandonaste la ciudad de Brel tras la perdida del amigo crees que la muerte obliga a separarse de aquellos espacios que creímos esenciales. Te equivocas. Aquella mujer con la que habías compartido periodos de tres meses durante los últimos tres años, inesperadamente para ti, volvió a su lugar de origen, al espacio de sobra conocido, sin apenas posibilidades. Ella, con el último lazo roto, desatado, liberada al fin tras la muerte del padre, del amigo, qué importancia tiene, volvió semanas después a su cuidad, abandonó la necesidad de conquistar momentos desconocidos hacia los que, juntos, os habíais dirigido en periodos de tres meses durante los últimos tres años. Tú, con los mismos miedos, dudas y contradicciones, preferiste moverte en dirección contraria. La muerte de los nuestros no puede cambiarnos; al contrario, afianza lo que siempre fuimos. Tú volviste a ti, escapaste hacia lo desconocido. Ella volvió a sí misma, hacia aquello que comprendía bien; falso hubiese sido forzar caminos antagónicos.»

Fragment from The foreign vowels.